A caballo flaco todo son moscas

El ejercicio de patear por Asturias debería de ser una asignatura obligatoria en todos los currículum de nuestra educación obligatoria, porque creo que el despoblamiento, uno de los mayores problemas de esta tierra en retroceso demográfico, es en parte consecuencia del desconocimiento que los asturianos tenemos de nuestro propio territorio.

Caballo. Ponga, 2007. ©Miki López

Llevamos décadas empeñados en apelotonarnos como un enjambre de abejas en ese triangulo urbano de Oviedo, Gijón y Avilés, dando la espalda a la vida «profesional» en una zona rural a la que solo volvemos para tomar unas sidras o pasar un fin de semana de relajo. Y el lunes vuelta al tajo de la oficina o del taller, a volverse loco buscando aparcamiento o tratando de encajar las horas para recoger a los críos del cole, llevarlos a las actividades extraescolares o sacar tiempo para intentar hacer algo de deporte que oxigene nuestras cabezas cada vez más deterioradas.

El círculo paradójico

El caso es que curiosamente, cuando se aproxima la edad de la jubilación, la gente parece tener un irrefrenable impuso de volver a su pueblo, de coger la azada y la desbrozadora y liarse a plantar lechugas, tomates y demás productos de la tierra.

No sé porque siempre esperamos a hacer este tipo de cosas demasiado tarde en una constante espiral paradójica de una infancia feliz que huye de su propio espacio de felicidad para echar toda su vida productiva en una ciudad que muchas veces tritura los ánimos y la salud mental . Algunas personas acaban buscando pasar sus últimos años de vida allí de donde escaparon para construir esa otra vida de comodidad urbana que no siempre regaló la felicidad.

Caballo en La Manjoya. Oviedo, 2012. ©Miki López

Pero en otros muchos casos, en la mayoría, el olvido se hace fuerte y mientras tanto, las casas se cierran perdiendo su memoria bajo unos tejados que se caen entre una maleza que va engullendo los recuerdos de aquellos que ya no encuentran ni ganas ni motivos para recuperar su pasado.

Pobre caballo flaco lleno de moscas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.